En este post y puesto que es el “primero”, el que abre la linea de lo que esperamos que sea este blog; un sitio en internet donde aportar información relativa a las consultas que van surgiendo en la clínica diaria y las que creamos que pueden aportar un granito de arena en este mundo tan complejo de la salud.

Vamos a empezar con un tema que es bastante  importante porque hay una gran parte de la población que se verá reflejada con los problemas que acarrea. En muchos casos el estrés se tiende a asociar con el exceso de trabajo o los trabajos repetitivos sobretodo, y a pesar de que eso esta mas que estudiado y hay multitud de estudios que lo avalan, en este post hacemos referencia a todas aquellas personas que padecen estrés independientemente de la causa, puesto que en el día a día no sólo el trabajo puede ser causante de estrés, también lo puede generar las relaciones con otras personas, como nuestro jefe, nuestra pareja e incluso nuestros familiares, por ello se debe decir que el estrés es una afección que puede padecer un amplio abanico de la sociedad.

Vamos a definir un poco qué es el estrés y cuáles son sus síntomas, para así después poder hacer un abordaje desde la perspectiva fisioterápica. La RAE lo define como “Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”, esta definición parece demasiado resumida para hacer referencia a un problema que es causante de tantos trastornos de índole física así como emocionales por ello quizá una definición mas acertada es la que da la American Phycological Association (APA) definiéndolo como : “una sensación de agobio, preocupación y agotamiento, que puede afectar a personas de cualquier edad, género y circunstancias personales y puede dar lugar a problemas de salud tanto física como psicológica. Entendiendo el estrés como; cualquier experiencia emocional molesta, que venga acompañada de cambios bioquímicos, fisiológicos y conductuales predecibles.”1Partiendo de la definición anterior podemos decir que el estrés puede ser causante de problemas físicos y ahí es donde la fisioterapia puede ayudar. Hay estudios que muestran la efectividad que tiene el ejercicio para mejorar los nivele de estrés e incluso para otros problemas como la depresión o la baja autoestima 2. Ahora bien, así como el ejercicio es muy importante y muy recomendable, también es muy importante adecuar el ejercicio a tres parámetros; tu edad, tu condición física y la actividad física que quieras practicar, en este punto hay que entender que practicar actividad física no implica practicar algún deporte en concreto, pero si que es cierto que a través del deporte se puede realizar actividad física, y esta es una manera de crear hábitos que nos permitan una mayor adhesión al ejercicio, puesto que las personas podemos hacer hábitos de aquellas cosas que nos agradan más y por tanto tener una mayor afinidad, si aquello que realizamos, a parte de considerarlo saludable lo podemos considerar divertido para nosotros. Hay que tener en cuenta otro factor que muchas veces se pasa por alto y es que para realizar cualquier deporte en un principio y sobretodo al inicio del mismo tenemos que informarnos un poco al respecto, puesto que todo ejercicio mal practicado puede ser causante de lesiones, es recomendable no empezar ninguna actividad de forma muy enérgica sino mas bien poco a poco y paulatinamente. No vamos a entrar en detalles sobre qué tipo de actividad es mejor o peor simplemente recordad que lo importante es ser constantes, pues la constancia es el principal valor para conseguir objetivos saludables con el ejercicio. Anímate a realizar algún tipo de ejercicio cardiosaludable y notarás como el estrés comenzará a reducirse.

Otro problema importante que genera el estrés son las tensiones musculares, derivadas de la somatización del estrés nervioso 3,4 esta relación está demostrada y además genera una cadena de sucesos donde el estrés es el eslabón principal, seguido de la contractura y el dolor, que a su vez aumenta el estrés creando un circulo vicioso que se debe romper, las principales regiones de tensión muscular derivada del estrés son la lumbar y la cervical, siendo esta última además, causante de otros síntomas tales como dolor de cabeza, parestesias y mareos.

Tradicionalmente las personas que se ven afectadas de estrés tratan de abordar los síntomas que este produce; las contracturas y el dolor, obviando en la mayoría de los casos el factor principal que es el propio estrés. Los fisioterapeutas podemos liberar las contracturas y el dolor, pero en lo que se debe hacer hincapié es en; liberar el estrés que genera los síntomas, sino el tratamiento es incompleto y se volverá a recaer sucesivamente. Hay diferentes técnicas que se pueden utilizar para reducir el estrés, pero como en nuestras ajetreadas vidas no siempre disponemos el tiempo necesario os recomiendo la técnica de relajación de Jacobson ya que su realización no lleva mucho tiempo y es bastante fácil de realizar, pero ya la explicaré en otro post para no hacer esta entrada excesivamente larga.

Hasta aquí hemos llegado con este post, solo decir que esperamos que os haya sido de ayuda la información que aquí os dejamos. Si tenéis alguna duda siempre estaremos dispuestos a tratar de resolverla, así que no dudéis en enviarnos un correo con vuestras dudas.

 

Bibliografía

1.Baum, A. Stress, Intrusive Imagery, and Chronic Distress. Health Psychology. 1990; Vol. 6: pp. 653-675.

2. Dr Kenneth R Fox. The influence of physical activity on mental well-being. Public Health Nutrition. 1999; 2(3a): 411–418

3. Monika Bellorín, Yadira Sirit, Carina Rincón & Martha Amortegui. Síntomas músculo esqueléticos en trabajadores de una empresa de construcción civil.  Salud de los Trabajadores. 2007; Vol. 15: No 2.

4. M. A. Morata, V. A. Ferrer. Estrés y lumbalgia: profesionales sanitarios. MAPFRE MEDICINA. 2004; vol. 15: nº 3